¿Necesitamos una pareja para vivir? ¿Estamos hechos los humanos para ir por el camino de la vida de dos en dos?

Lo cierto es que, pasada una edad, si estamos sin novio o novia, nuestro entorno comienza a preguntarnos con insistencia «¿sigues sola (o solo)?», como si estar solo fuera algo malo.

Tener pareja está muy bien, es la forma más común de relación fuera de la familia, la amistad y el trabajo, lo que tampoco es decir demasiado. Se pasan grandes momentos en pareja y es una experiencia que da para llenar cientos de libros, pero, ¿es obligatorio tener pareja?

Una cosa es desearla y no conseguirla, pero otra muy distinta es no tenerla por decisión propia, por hartazgo o… porque no.

Ahora mismo vamos a ver 9 razones y media por las que estar sin pareja es una opción que puede ser harto recomendable:

  1. Tiempo: es la razón fundamental y la que pone los cimientos para todas las demás. Si vives solo, no tienes que dedicar tiempo a tu pareja, y ese tiempo lo puedes dedicar a una persona a la que quieres mucho, a ti misma (o mismo). ¿No es razón suficiente?
  2. Independencia: con ese tiempo del que hablábamos antes podemos hacer lo que se nos antoje, porque no es solo que dispongamos de él, sino que no tenemos la obligación de dar explicaciones a nadie sobre nuestro comportamiento. Si queremos andar por casa con un disfraz de hada, ¿quién nos lo va a impedir? El mejor símbolo de esta independencia es el mando a distancia de la tele. Nadie nos va a cambiar de canal. A lo mejor exagero un poco, pero también podemos llamar a esto «libertad».
  3. Intimidad: ¿hay mayor intimidad que estar a solas con uno mismo? Al no tener pareja, tendrás más momentos para esa intimidad, esa introspección. Podrás pensar sin que nadie te interrumpa, podrás escribir tu diario sin tener que esconderlo de ojos indiscretos…
  4. Autoconocimiento: no tener pareja no quiere decir estar solo, tampoco confundamos términos. Puedes tener relaciones esporádicas, amigos, gente que entra y sale, pero aun así, el tiempo que no dedicamos a la pareja y empleamos en nosotros mismos nos sirve para reflexionar sobre cómo somos. La intimidad del punto anterior nos ofrece la posibilidad de conocernos un poco mejor, qué nos gusta, qué odiamos, qué buscamos…
  5. Aprendizaje: vivir por nosotros mismos sin el apoyo (o el incordio, según se quiera ver) de una pareja nos obliga a aprender también por nosotros mismos. Puedes vivir cada experiencia al cien por cien desde tu propia perspectiva, analizarla y sacar conclusiones, sin delegar en esa supuesta media naranja. Te equivocarás a solas y te sacarás a solas las castañas del fuego, lo que te hará más fuerte.
  6. Confianza: por todo lo anterior, vivir sin pareja es una oportunidad para aprender a confiar en nosotros mismos. Ganar autoconfianza genera también autoestima.
  7. El espacio: no compartir espacio con nadie nos hace todo más grande. Podemos dormir cada día en un lado de la cama, ir al restaurante que nos apetezca sin tener que llegar a un acuerdo, caminar por cualquier calle. El espacio nos pertenece.
  8. La felicidad: sí, no me he equivocado. No es que la vida en pareja sea un foco de infelicidad, pero buscar la felicidad es un asunto personal que no debemos cargar en los hombros de otra persona. Viviendo solos aprenderemos a ser felices por nosotros mismos.
  9. La familia: parece un contrasentido, pero no lo es. No tener más pareja te permite dedicar más tiempo a tu familia, tus hermanos, tus padres, tus primos… Y desterrarás de tu vocabulario palabras como «suegros».

Y media razón más: porque no necesitamos otra mitad, nacemos y morimos solos. Eso de la media naranja es un mito inventado. Somos una naranja, no media.

Si mis palabras no te han parecido suficiente, aquí tienes un interesante artículo aparecido en La Vanguardia sobre el placer de vivir solos.

Puedes dejar un comentario aqui

Identidad: MARGARITA CLAUDIO FERNÁNDEZ (PSICOASISTENCIA) –NIF: 28.893.729W Dirección postal: C/ GONZALO BILBAO, 23 PLANTA 3 MÓDULO 1 – C.P. 41003 Sevilla, Teléfono:617431215/954417431, Correo electrónico: info@psicoasistencia.com, Delegado de protección de datos: info@psicoasistencia.com “En nombre de la empresa tratamos la información que nos facilita con el fin de controlar el spam en nuestros formularios de comentarios. Los datos proporcionados se conservarán mientras no solicite el cese de la actividad. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Usted tiene derecho a obtener confirmación sobre si en Creadores Web Sevilla estamos tratando sus datos personales por tanto tiene derecho a acceder a ellos, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios para los fines que fueron recogidos”