¿QUÉ HARÍAS SI PUDIERAS DAR MARCHA ATRÁS?

23320288_s_anorexiaHoy cuelgo este relato de una heroína, alguien que lucha por salir de una devastadora enfermedad como es la anorexia. Escribió este texto como una de las tareas encomendadas en la terapia para tratar el TCA que padece desde los 7 años. En él aconseja a una supuesta chica que está mostrando síntomas de anorexia, las consecuencias que tendrá si sigue por ese camino. 

Se trata de una reflexión profunda, real, y directa, acerca del sufrimiento de una paciente con anorexia. Ella me autoriza a hacerlo público en mi blog y yo con orgullo lo publico. 

A ti, niña aún, que con sólo 7 añitos de vida estás empezando: No te metas, no empieces, no sigas ese camino…seguramente me dirás que no, que no piensas así, que no estas enferma, que soy exagerada, pero sabes que si, que te estás metiendo y estás empezando pero estás aun en ese punto en el cual aún lo tienes todo escondido, no te han cogido, no lo quieres reconocer, quieres intentar llevarlo en secreto, piensas que tu lo controlas todo y que siempre será así…pero no, dentro de poco, cuando estés ya dentro del túnel, cuando hayas entrado, nada mas abras la puerta todo se desatará a tu alrededor, pensarás “me han cogido”, se te caerá el mundo encima y querrás desaparecer, pero tú ya estarás dentro y no podrás salir. ELLA te atrapará, como una serpiente atada a tu cuello, y no te dejará escapar. Te morderá, te dará algún falso abrazo, pero su único objetivo es acabar con tu vida.

El túnel del que te hablo es oscuro, largo, muy largo, con varios caminos, opciones, pequeñas luces, algunas puertas pero muy difícil de abrir. En ese túnel, oscuro, muy oscuro, todo será difícil, y cuando por fin quieras salir, no podrás. Algunas veces verás la salida, te asomaras y dirás voy a salir y acabar con este camino, te llenarás de fuerza, pero te asomas y te dará miedo salir, incluso a veces te dará hasta pena, o te preguntarás si merece la pena salir y darlo todo por vivir, dejar que la vida se ponga por delante de ELLA.

Es una especie de síndrome de Estocolmo, llegas al punto de que quieres salir del túnel, y después de un camino muy largo, muy duro, descalza, agarrándote a clavos, llegas a la puerta y piensas: me da miedo salir ahí fuera ¿y si…?

Hay quien lo consigue, y sale del túnel oscuro, y consigue escapar y seguir andando por el camino que va al aire libre, entre las montañas, dándole el sol, pero aún ellas, dicen que de vez en cuando, entran en pequeños túneles oscuros. Es como si salieran del grande, consiguieran seguir por el libre, por el soleado, el que tiene luz, pero a lo largo del camino, tienen que estar mirando bien porque a la mínima se equivocan de dirección y al mínimo despiste entran en el túnel oscuro, pero al menos, el logro, es que reconocen enseguida que han entrado de nuevo, se paran, gritan y salen, y así todas las veces que les pase.

Yo, aquí sentada en la sala de espera para mi terapia, espero llegar a ese punto, pero me sigue dando miedo, aunque al menos, a veces, siento que me dan un empujón en la espalda. Que si me paro aterrada de miedo, me dan un empujoncito y me dicen, anda sigue un poquito, aunque sea despacito, aunque no corras, solo trota, pero sigue.Pero esto es cuando estás dentro del túnel, el oscuro, y tu aún no has entrado, aunque estas abriendo la puerta, es más, ya has dado algún que otro paseo a la entrada. Aprovecha que estas ahí y no te metas. Aprovecha que alguien te avisa. Que aun estás consciente. Aprovecha que tienes al lado el camino claro, el que va por las montañas, aprovecha que estás cerca de él y vete por allí, yo no lo recuerdo,no me conozco sin ELLA; con 9-10 años ya andaba probando pequeños túneles, y pronto entré en el grande, solo tengo algunos recuerdos del otro camino, de cuando era muy muy pequeña.

Si decides seguir y meterte, te esperan llantos, tristeza, soledad, sufrimiento… eso a ti, pero a tu familia también le espera miedo, tristeza, llantos… os esperan, a ambos, horas de lágrimas, ratos de soledad, días en hospital, visitas al medico, visitas a psicólogos, dolor de cabeza, dolor de estomago, dolor interior. El miedo te atrapara, como una cuerda que se ata a tu cuerpo. La soledad te invade. Sientes pinchazos en el corazón. Pasaras por etapas, pero todas duras: inicio que niegas, no querer, querer, querer y no poder…

¿De verdad quieres todo esto? ¿Quieres una vida llena de sufrimientos, miedos, llantos, ataduras, soledad, incomprensión…? ¿Quieres una vida vacía? Pues no te metas, no sigas por ese camino que te lleva a la entrada del túnel oscuro y atrapador, date la vuelta, mira el cielo y escucha tu cuerpo y tu corazón.

Si no lo haces y decides entrar, te traerá consecuencias, no sólo a tu alrededor, en tu vida familiar, en tus amigos, en tus amores, en tus estudios, en tu trabajo, sino que también en ti, por dentro, donde no lo ves sólo cuando te da una gran patada y te duele y te despiertas por la noche y te ves en una habitación tú sola, con un tubo en la nariz, o te ves en tu casa invadiéndote la tristeza y a los que te quieren destruyéndoles de impotencia, cuando veas que estás estropeando tus músculos, tus huesos, tus ovarios, tu hígado, tu corazón…

Seria incapaz de decirte que no te preocuparas si estás gorda o con kilos de más, de decirte que no estés delgada. No, no puedo decírtelo, y tampoco querrás oírmelo decir. Pero vive sano, estate delgada pero sana. Lleva una vida saludable, sin vicios ni adicciones como ésta, come sano. Al comer, no pienses que te estas metiendo calorías, piensa que estás metiendo una sustancia buena para tus músculos, otra que mejora tu piel, otra que es buena para tus huesos, otra para tu cerebro… y cuídate, se puede ser delgada sin entrar en el túnel, sino, mira alrededor, todo el mundo que esta delgado estaría en el túnel, y no, no es así.

No entres por favor, detente ahí, date la vuelta y coge el camino en el que te da la luz del sol, y en el que tu decides las direcciones que quieres ir cogiendo a lo largo del camino de la vida, el camino en el que decides tú y no ELLA. Disfruta del camino, de las pequeñas cosas que te da la vida y de vez en cuando, cuando sientas que te desvías, para, mira a tu alrededor y piensa: “memente vivere”

( “acuérdate de vivir”).

Ánimo, Regina, estás muy cerca de conseguirlo.

Puedes dejar un comentario aqui

Identidad: MARGARITA CLAUDIO FERNÁNDEZ (PSICOASISTENCIA) –NIF: 28.893.729W Dirección postal: C/ GONZALO BILBAO, 23 PLANTA 3 MÓDULO 1 – C.P. 41003 Sevilla, Teléfono:617431215/954417431, Correo electrónico: info@psicoasistencia.com, Delegado de protección de datos: info@psicoasistencia.com “En nombre de la empresa tratamos la información que nos facilita con el fin de controlar el spam en nuestros formularios de comentarios. Los datos proporcionados se conservarán mientras no solicite el cese de la actividad. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Usted tiene derecho a obtener confirmación sobre si en Creadores Web Sevilla estamos tratando sus datos personales por tanto tiene derecho a acceder a ellos, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios para los fines que fueron recogidos”