DIETA: CUANTO MÁS ME EMPEÑO EN ADELGAZAR, MÁS ENGORDO

«Dieta» es esa palabra que pasa de boca en boca tras los excesos navideños. Durante un paréntesis nos hemos dado atracones sin remordimientos y ahora nos subimos a la báscula con cierto temor. Miramos hacia el número de reojo, casi sin querer verlo. Pero da igual, está ahí, cuatro o cinco kilos por encima de lo que creíamos. No importa cómo nos veamos en el espejo, la báscula es objetiva y nos lo dice claramente: estamos gordos (o eso, al menos, es lo que pensamos).

Nos bajamos de la báscula deprimidos y temerosos, ¿por qué no hemos parado a tiempo? ¿Por qué tuvimos que tomar esos polvorones, esas copas de más, esos bombones, ese asado…? Nos entra miedo, ya no vamos a bajar de peso, hemos abierto una puerta y vamos a seguir engordando. Es nuestro triste destino… Pero entonces vemos la portada de una revista y encontramos nuestra solución: ¡la dieta milagrosa!

Te lo habrán dicho más de una vez y te lo repito yo ahora: no existen los milagros, no existe la dieta que nos mantenga en nuestro peso; de hecho, casi diría que no existe eso que llamamos «nuestro peso». No hay que medir nuestro físico en kilos, sino en estado de salud. Me explico.

Existe un bombardeo constante en publicidad, en los medios, en las conversaciones, en todas partes, con el cuerpo perfecto, con las medidas idóneas, con lo que —supuestamente— nos hace atractivos. Y terminamos por creernos que es verdad.

En cuanto vemos que tenemos unos kilos de más entramos en pánico y nos proponemos bajarlo lo antes posible, no seguir engordando. Te voy a confesar algo que debes tener muy presente de ahora en adelante: el miedo a engordar, engorda.

Tener miedo a esos kilos de más nos bloquea la percepción sobre nosotros mismos y nos hace enfocar nuestro objetivo en quemar tantas calorías al día, en disminuir tantos gramos, en consumir tales alimentos y dejar de lado tales otros… Ya no enfocamos la ingesta al goce, tan solo a conseguir bajar unos gramos cada día. Miramos las etiquetas buscando las calorías del yogur que vamos a abrir, pesamos el filete para no pasarnos, elegimos una mezcla que creemos perfecta de hidratos de carbono y proteínas, o elegimos una dieta que nos propone consumir solo proteínas… Variantes las hay para todos los gustos.

Cambia el chip. Deja de tener miedo. A cambio, manifiesta amor por tu propio cuerpo. No pienses en tu peso, sino en tu salud. Si antepones la salud a todo lo demás, tendrás más facilidad para adelgazar, créeme.

Quien ama su cuerpo, disfruta comiendo. Lo que debes hacer es elegir los alimentos que te gustan y tomarlos con moderación, así la hora de la comida será un momento placentero, tu alimentación seguirá un proceso natural y el hecho de no enfrentarte a la mesa con la idea de un «deber», sino con la de un «placer» te permitirá algo tan sencillo como comer un poco menos que antes. No es que pases hambre, es tan solo que comas lo que necesitas, nada más.

Enfoca tu vida hacia la salud, no hacia el rechazo.

Ese podría ser el consejo fundamental para estar bien contigo mismo. Ocurre, por ejemplo, con el ejercicio. Quien lo hace porque tiene miedo a engordar, se obliga a ir al gimnasio contra su voluntad, elige rutinas dolorosas, se impone tareas olímpicas. Sin embargo, quien hace ejercicio porque ama su cuerpo, elige ejercicios que le resultan entretenidos, placenteros, motivadores, juega al paddle con colegas, corre por el parque… disfruta.

Llegando al motivo de todo esto, debes preguntarte: ¿por qué tenemos miedo a estar gordos? No tenemos miedo a estar gordos de por sí, sino al rechazo, al fracaso. Es el significado que, por desgracia, le damos al sobrepeso por la sociedad actual. Pues manda a paseo a la sociedad actual y siéntete a gusto contigo mismo. Cambia tus creencias, no le des importancia al peso y sí a tu bienestar.

Tu vida cambiará para mejor, con independencia de cómo esté tu cuerpo.

Si quieres profundizar más en este tema, te recomiendo la página de Ana Arizmendi, donde encontrarás consejos muy interesantes.

Puedes dejar un comentario aqui

Identidad: MARGARITA CLAUDIO FERNÁNDEZ (PSICOASISTENCIA) –NIF: 28.893.729W Dirección postal: C/ GONZALO BILBAO, 23 PLANTA 3 MÓDULO 1 – C.P. 41003 Sevilla, Teléfono:617431215/954417431, Correo electrónico: info@psicoasistencia.com, Delegado de protección de datos: info@psicoasistencia.com “En nombre de la empresa tratamos la información que nos facilita con el fin de controlar el spam en nuestros formularios de comentarios. Los datos proporcionados se conservarán mientras no solicite el cese de la actividad. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Usted tiene derecho a obtener confirmación sobre si en Creadores Web Sevilla estamos tratando sus datos personales por tanto tiene derecho a acceder a ellos, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios para los fines que fueron recogidos”