Uno de los temores más comunes de los que sobrevuelan en cualquier pareja es el de la infidelidad.

El amor para toda la vida no está garantizado, pero la sinceridad y el respeto sí deberían estarlo, por lo que la infidelidad duele mucho, duele como mil puñales clavados en tu pecho y, lo que es peor, en tu espalda.

No nos vamos a engañar. Ninguna pareja está libre de este temor, pero… ¿es posible superar la infidelidad?

Para dar una respuesta, tenemos primero que repasar algunos aspectos.

Efectos de la infidelidad

Si lees un artículo sobre los famosos de Hollywood más infieles, te puede resultar curioso, pero si quien ha sufrido la infidelidad has sido tú, la cosa cambia drásticamente, ¿verdad?

La infidelidad de tu pareja te afecta sobre todo en tres niveles:

  1. En tu confianza: si tienes sospecha sin certeza, te obsesionas. La posibilidad de una infidelidad de tu pareja te persigue día y noche. Curioseas en su móvil, hueles su ropa esperando encontrar el rastro de un perfume que no es el tuyo, miras en los bolsillos buscando pruebas…

La mera posibilidad de una infidelidad mina tu confianza hacia tu pareja, ya no la miras con los mismos ojos. Si la infidelidad queda al fin demostrada, esa confianza explota por los aires. Da igual que ya haya terminado. Y lo peor, es que pierdes también la confianza en las relaciones de pareja. Incluso puede que te culpes erróneamente de lo ocurrido y pierdas la confianza en ti mismo o misma.

  1. En tu comportamiento: la infidelidad del otro o de la otra te vuelve irascible. Por mucho que te asegure que es agua pasada, no puedes evitar sentir odio. Como remedio para no sufrir más, intentas evitar a tu pareja, aislarte.
  2. En tus emociones: el cúmulo de sentimientos puede ser una montaña rusa de sensaciones, y ninguna buena: rabia, impotencia, ansiedad, insomnio, depresión…

Todo eso llega a tu vida cuando descubres que tu pareja te ha sido infiel. Vamos a partir de la base de que la infidelidad ya ha terminado. ¿Eres capaz de perdonar?

Cuando me refiero al perdón, no lo hago desde un punto de vista religioso, el perdón se ha introducido como elemento de terapia desde los años setenta del siglo pasado, y sobre todo desde los noventa. Queda bastante demostrado por la práctica que el perdón es útil para salir a flote de situaciones conflictivas. Un buen lugar donde aplicarlo es precisamente frente a una infidelidad.

Lo primero que tienes que valorar es si de verdad quieres perdonar, si te merece la pena y si tras el perdón la vida de pareja puede continuar. Si tu pareja tuvo un desliz de una noche, no es lo mismo que si fue una infidelidad continuada. Pero, en todo caso, te corresponde a ti valorar si hay arrepentimiento sincero, si se dan las causas para volver a confiar, si quieres continuar junto a él o ella…

Cuando hayas valorado, con la máxima frialdad que puedas, si merece la pena, aplica el perdón. ¿Cómo?

En primer lugar, no pretendas olvidar. Olvidar una infidelidad es imposible, así que asúmelo. Reconoce que estuvo ahí, como un mal del pasado, como algo doloroso que ocurrió y que tienes que superar. Y continúa adelante. Perdona, sí, pero no olvides.

Perdonar consiste sobre todo en cambiar tu actitud hacia la persona que te hizo daño, en cambiar tu conducta destructiva hacia él o ella por otra constructiva.

Perdonar no es justificar lo que hizo. Eso será siempre injustificable, pero al perdonar quitarás de tu cabeza la idea de revancha, de justicia o de venganza.

Perdonar no es un acto automático. Necesitarás tiempo. Necesitarás un proceso. Necesitarás comprobar que tu pareja cumple, que quiere continuar sinceramente a tu lado y que vuelve a respetarte.

¿Cómo es ese proceso? Comenzarás por dejar de tener conductas negativas hacia tu pareja. En un segundo paso, comenzarás a hacer cosas positivas. Y como paso definitivo, restaurarás tu confianza en él o ella.

Piénsalo bien. Si te merece la pena, inténtalo, perdona y continúa tu relación. Pero si el daño producido por la infidelidad ha sido demasiado profundo, si no ves síntomas de arrepentimiento, si la confianza ha sido totalmente destruida, da un paso adelante y abandona la relación, no te merece la pena continuar.

Aquí te dejo un vídeo en el que te explico cara a cara cómo perdonar una infidelidad.

Puedes dejar un comentario aqui

Identidad: MARGARITA CLAUDIO FERNÁNDEZ (PSICOASISTENCIA) –NIF: 28.893.729W Dirección postal: C/ GONZALO BILBAO, 23 PLANTA 3 MÓDULO 1 – C.P. 41003 Sevilla, Teléfono:617431215/954417431, Correo electrónico: info@psicoasistencia.com, Delegado de protección de datos: info@psicoasistencia.com “En nombre de la empresa tratamos la información que nos facilita con el fin de controlar el spam en nuestros formularios de comentarios. Los datos proporcionados se conservarán mientras no solicite el cese de la actividad. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Usted tiene derecho a obtener confirmación sobre si en Creadores Web Sevilla estamos tratando sus datos personales por tanto tiene derecho a acceder a ellos, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios para los fines que fueron recogidos”