DIME QUÉ PUBLICAS EN TU FACEBOOK Y TE DIRÉ QUIÉN ERES


Os voy a contar algo que parece increíble: hace diez años… ¡Facebook no existía! ¿Cómo se relacionaban entonces los amigos? ¿Cómo compartían sus fotos? ¿Quién divulgaba los chistes de moda? ¿Quién comentaba los vídeos de gatitos? Y lo más dramático de todo, ¿cómo podíamos presumir de nuestras vacaciones, nuestras recetas, nuestras adquisiciones, nuestros hijos…?

Bromas aparte, no es casual que muchas empresas rastreen los perfiles de los candidatos antes de contratarlos. Y es que las redes sociales se han convertido en muy poco tiempo en un claro reflejo de cómo somos cada uno de nosotros en muchos aspectos.

Siempre se ha dicho que los ojos son el espejo del alma; ahora, además, podemos afirmar que el muro de tu Facebook es el reflejo de tu personalidad.

Sin embargo, no todo el mundo que abre un perfil publica en las redes sociales, existen quienes no publican nunca. Entre ellos, encontramos tres casos típicos:

  1. Los espías: se dedican a cotillear a todos sus contactos sin dejar huella. Nadie sabe que han estado ahí.

  2. Los comentaristas amables: no publican nada propio pero hacen comentarios en fotos o enlaces ajenos. Le dan al me gusta y ponen caritas sonrientes.

  3. Los insumisos: se entretienen troleando, insultando o criticando. Hacen ruido y molestan.

Aunque ninguno de ellos publique nada propio, esto mismo es también una clara manifestación de su personalidad. Tanto lo que mostramos como lo que ocultamos es un reflejo de nosotros mismos. Sin querer generalizar, el uso en cierto modo «pasivo» de las redes sociales puede indicar extrema timidez, voyerismo, baja autoestima

En el otro extremo están los narcisistas. Facebook (como la mayoría de las redes sociales) se ha convertido en un escaparate de egos. Seguro que conoces a muchos amigos (o puede que tú mismo) que inunda el muro con su marca personal, que avasalla con todo lo que hace, que muestra y demuestra continuamente cuánto vale (o cuánto cree que vale).

El narcisismo es un trastorno de la personalidad caracterizado por un fuerte egocentrismo, un desinterés por los demás y un sentimiento de superioridad. No cabe duda de que las redes sociales son un nicho especialmente propicio para acoger a estos individuos.

¿Cómo puedes reconocer el muro de un narcisista?

  • Está lleno de fotos de su imagen, y procura tener cuantos más «me gusta» mejor.

  • Actualiza constantemente su estado, (y cuando digo constantemente, digo incluso cada pocos minutos) donde proclama y exagera sus logros.

  • Se etiqueta en las fotos de los demás.
  • Comenta para que le comenten, buscando la aceptación y el reconocimiento.

Uno de los problemas de las redes sociales es que potencian y refuerzan esta actitud egocéntrica. El afán por destacar entre los demás y por obtener notoriedad nos lleva a sacar nuestro mejor «yo», o inventar uno y fingir ser algo que en verdad no somos.

Esto último es peligroso, porque cada uno de nosotros tenemos una personalidad, y lo que debemos hacer es aceptarla y potenciarla, no refugiarnos en un «yo» que no nos pertenece y nos puede provocar conflictos con nosotros mismos.

Si tienes una página personal de Facebook, compórtate en ella como lo harías en tu vida normal, muéstrate natural, sin fingimientos, agradece los «me gusta», pero considéralos como lo que son, el resultado de alguien dando a un botón en un momento de aburrimiento. ¿O no haces tú lo mismo?

Por último, quiero compartir con vosotros un divertido artículo de Jordi Berrocal, en que da un repaso a los 13 tipos de usuarios más odiosos de Facebook. Lo podéis leer aquí.

Ah, y no te olvides de compartir esto en tu muro de Facebook.

 

 

 

Leave A Comment